Talleres sobre emprendimiento e innovación social: metodología y conclusiones

Desde noviembre del año pasado hasta marzo he tenido la oportunidad de de trabajar como formador en una serie de talleres sobre emprendimiento e innovación social por diversos lugares de la provincia de Málaga. Estos talleres han formado parte de un proyecto más amplio de comunicación y captación de talento emprendedor, así como de identificación y sensibilización de proyectos de emprendimiento social en la provincia, desarrollado y dirigido por Nacho Muñoz, quien ha tenido a bien contar con un servidor.

Metodología

La primera parte de los talleres ha estado dedicada a la presentación del proyecto y la delimitación de conceptos como empresa social, innovación social o RSC. Un punto importante para fijar bien conceptos que no siempre tenemos totalmente claros, como he comentado en alguna ocasión. Para la segunda y más extensa parte elaboramos una dinámica de generación de ideas de modelos de negocio sociales. Trabajamos la dinámica de generación de ideas en torno a cuatro categorías: infancia y juventud, economía colaborativa, microurbanismo, movilidad y espacios vacíos; y una última a modo de cajón de sastre dedicada a cualquier otro tipo de proyecto. La herramienta que hemos elegido para trabajar cualquier idea de modelo de negocio es el Business Model Canvas, diseñado por Alex Osterwalder, a la que hemos añadido dos conceptos más que delimitan un modelo de negocio social: los beneficios sociales y ambientales y los costes sociales y ambientales.

Conclusiones

Para ser más exactos habría que extraer conclusiones de cada de los talleres, porque cada uno de ellos tuvo asistentes muy diferentes y hubo notables diferencias entre los universitarios de la Facultad de Ciencias de la Educación o los que vinieron al Vivero de Empresas de Humilladero. Pero eso me haría extenderme demasiado, así que apunto aquí sólo unas pocas cuestiones a vuelapluma:

  • A pesar de dedicar antes de la dinámica unos minutos a desgranar los conceptos de empresa social e innovación social ha sido habitual encontrarnos con ideas de negocio que no tienen –al menos de inicio- esa motivación social.
  • Muchas de las ideas sociales no están contempladas desde la perspectiva empresarial, sino más bien de una visión asociativa y sin ánimo de lucro, por lo que fue necesario hacer hincapié en numerosas ocasiones en la viabilidad económica de los proyectos.
  • Muchas de las ideas planteadas son modelos de negocio que ya existen, pero la importancia del hecho no radica en que ya existan sino en que muchas de ellas no aportan nada más con respecto a los modelos ya conocidos y establecidos.
  • Los participantes tienen muy claras las necesidades y problemas de la sociedad y su entorno, pero no tienen las herramientas y los conocimientos necesarios para articular respuestas eficientes.
  • La motivación social existe. Todos los participantes tienen en cuenta y comprenden las necesidades de colectivos como personas en riesgo de exclusión social, discapacitados, jóvenes sin estudios, desempleados, personas mayores, etc.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s