España necesita más gestores de proyectos de I+D+i

Desde el comienzo de la crisis y especialmente desde 2012 el gobierno no ha dejado de eliminar los distintos fondos y ayudas a todo el conglomerado de innovación español: centros tecnológicos, grupos de investigación, etc. Sin embargo, sí que han dedicado una buena cantidad destinada a auditar las ayudas concedidas a investigación desde 2004 y, aunque ciertamente es necesario controlar las ayudas, quizá este no es el momento más adecuado para dedicar los esfuerzos en tal dirección.

Actualmente tan sólo un par de grandes empresas invierten más en I+D+i que todo el estado español, una parte importante del conocimiento generado en nuestro país genera un rendimiento económico en otros y la producción científica ha caído a niveles de 2009. La situación en muchos centros financiados con dinero público, como la enorme cantidad de centros tecnológicos creados en los últimos diez años, es que se hallan perdidos a la hora de acceder a programas europeos de financiación de la I+D+i. Con un nuevo programa como Horizonte 2020, que trae varias novedades con respecto al Séptimo Programa Marco, hay quienes escarban en internet en busca de una fórmula mágica que les permita acceder a algún tipo de financiación. Pero en muchos casos esta labor se muestra infructuosa simplemente porque no cuentan con personal especializado.

Seguramente se pueden poner en práctica muchas iniciativas -además de las existentes– que ayuden a paliar la lamentable situación de la I+D+i española, pero una de las que más repercusión tendría a medio plazo sería la formación e incorporación de más gestores de proyectos a centros de transferencia de conocimiento como las OTRIs, centros tecnológicos e, incluso, a los grupos de investigación con mayores oportunidades de colaboración con las empresas. Y es que quizá un problema complejo como la necesidad de financiación para la I+D+i española pueda resolverse -al menos en parte- con la formación y el fomento de la contratación de los profesionales capacitados para acceder a esa financiación. Por supuesto, eso conllevaría un coste, pero si tan sólo la mitad de ese millón y medio de euros dedicados a auditar las ayudas concedidas a científicos fuera destinado a costear la formación y un periodo de prácticas nos saldrían al menos mil nuevos gestores de proyectos formados e incorporados en otros mil centros públicos. Da que pensar, ¿verdad?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s