Innovación social: concepto, puntualizaciones y algunos ejemplos

 

Como la I+D+i la innovación social es un concepto que en demasiadas ocasiones no se usa como debería. Ambos se arguyen como quien invoca a un ente superior que parece convencer y contentar a todos y bajo los cuales a veces parece tener cabida casi todo. El uso del lenguaje para unos fines concretos, retorciéndolo –cuando no violándolo-, o directamente por desconocimiento o dejadez es algo a lo que lamentablemente estamos ya demasiado acostumbrados. Sin embargo, esto no debe hacernos perder de vista lo que se esconde detrás de todo esos conceptos que usamos a menudo y la innovación social es uno de los que últimamente y a mi jucio se usan de forma errónea más a menudo.

La innovación social, según la Guía para la innovación social de la Unión Europea, se define como un proceso de desarrollo e implementación de nuevas ideas (productos, servicios o modelos) que satisfagan las necesidades de la sociedad y sean capaces de crear nuevas relaciones y colaboraciones. Es decir, su objetivo es mejorar el bienestar de la sociedad –y en última instancia hablamos de calidad de vida- implicando a ciudadanos, empresas, comunidades, organizaciones e instituciones. La aportación fundamental que la innovación social hace es la inclusión del interés general de la ciudadanía, además de poner en valor su propia capacidad de acción.

Si la comparamos con la innovación tecnológica, que tiene entre sus fortalezas el capital financiero, la innovación social se sustenta sobre un capital intelectual. La innovación social busca solucionar problemas o cubrir necesidades de grandes grupos poblacionales a bajo coste mientras que la innovación tecnológica crea un producto único que genera beneficios económicos para sus promotores. Pero también la innovación social tiene mucho en común con la innovación abierta, puesto que cuanto mayor es su expansión y difusión mayor será su éxito. Es decir, ambas tienen entre sus fundamentos la colaboración, la participación y el intercambio libre de conocimiento.

Algunos ejemplos de proyectos de innovación social:

  • Neighbourgoods, una plataforma que facilita y promueve que los miembros de una comunidad compartan objetos, herramientas y bienes de uso habitual, bien explicada en este vídeo.
  • Fix My Street, que trata de mejorar el mantenimiento colectivo de las calles de Londres y permite detectar en tiempo real las incidencias sobre el espacio urbano.
  • Wheelmap es una plataforma en la que personas con necesidades de movilidad especiales pueden introducir los datos de los lugares que visitan habitualmente a fin de poder planificar mejor su actividad diaria. De esta forma, se convierte también en una herramienta de promoción y presión para que tiendas, negocios, servicios y administraciones locales eliminen las barreras.
  • Más iniciativas en la European Social Innovation Competition.

Pero, sobre todo, la innovación social trata de cambiar y transformar todas esas ideas y relaciones que forman parte de la estructura de nuestras sociedades y ha de ser replicable y adaptable a otros lugares y entornos. Y, más allá, la innovación social tiene el potencial y la capacidad para empoderar a la ciudadanía como agente activo del cambio.


Bibliografía de interés sobre innovación social:

  • No todo es innovación social
  • El Manual de Oslo y la innovación social
  • Condiciones y condicionamientos de la innovación social
  • Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s