Comunicación y difusión de la innovación

El impacto y el éxito de un proyecto de I+D+i o de la estrategia de innovación de una entidad depende en gran medida de la correcta dinamización y desarrollo de las actividades de difusión y comunicación. Sin embargo, la divulgación de la actividad innovadora tiene sus propias particularidades y debemos atenernos a ellas, porque vamos a dirigirnos a públicos muy diversos, desde el más específico hasta el que no necesariamente tiene por qué estar especializado, lo que nos obliga a manejar distintos lenguajes y estar más pendientes de la estructura y el significado global que de la forma. Además, debemos tener muy en cuenta que se trata de una estrategia a medio y largo plazo.

Los objetivos generales que debemos tener en cuenta a la hora de desarrollar la estrategia de comunicación deben ser: articular el flujo de información entre los participantes y fomentar que exista entre ellos una buena comunicación, comunicar los resultados no sólo a los medios de comunicación sino también a entidades públicas y privadas que puedan estar interesadas y, sobre todo, difundir el proyecto para que beneficiarios y público en general. Al igual que en otras estrategias de comunicación podemos dividir nuestras acciones en:

  • Comunicación externa, orientada a dar a conocer las actividades de innovación de la entidad y sus resultados y cuyos objetivos son la explotación de resultados, la búsqueda de financiación y mejorar el posicionamiento de la marca/empresa, el posicionamiento tecnológico (ser percibida en el entorno económico como una marca que trabaja por el avance del sector) y el posicionamiento social e institucional (ser percibida por la sociedad como un elemento activo en el avance y el progreso). Pero además, podemos también difundir el conocimiento generado mediante una licencia libre para que pueda ser usado como base o referencia para otros trabajos o estudios.
  • Comunicación interna, que se efectúa entre los propios trabajadores y entidades participantes con el objetivo de reforzar positivamente el trabajo de los distintos equipos y mantener la motivación.

Comunicación

Pero, ¿qué vamos a contar? Pues tanto logros como dificultades deben tener su hueco en la estrategia de comunicación, pero atendiendo siempre al soporte o destinatario al que irán dirigidos. Por ejemplo, un avance significativo en nuestro proyecto puede ser objeto tanto de una nota de prensa como de un detallado artículo en nuestro blog, pero los obstáculos y problemas son cuestiones mucho más interesantes de tratar sólo en el blog. No sólo porque una dificultad no va a ser en muchas ocasiones de interés para los medios de comunicación, sino también porque a través de una plataforma como un blog podemos darle un tratamiento más cercano y buscar además la colaboración o suscitar el debate sobre un tema concreto.

Y, ¿cómo lo vamos a contar? El texto siempre es un puente entre el lector y quien lo escribe, así que una de las premisas básicas pero a menudo ausente es que debemos escribir para que nos entiendan. Y a partir de ahí ya podemos centrarnos en planificar nuestra estrategia (recopilación de información, redacción, revisión), pero siempre teniendo en cuenta que nuestra labor va a ser traducir a un lenguaje asequible y sencillo cuestiones que habitualmente nos llegan bajo una forma farragosa y ampulosa.

Las herramientas que podemos usar son diversas, pero debemos atender siempre al mensaje que queremos transmitir y desde ahí elegir unas u otras. Tanto las redes sociales como los blogs son interesantes sin duda, pero no podemos acabar teniendo presencia en redes que de poco o nada nos van a servir.  Sin embargo, de lo que no podemos prescindir es de una página web del proyecto, porque debe ser ahí donde confluya y desde donde surja toda nuestra actividad de comunicación. En la web podemos alojar notas de prensa, blog, memoria de actividades y memoria de RSC y no requiere de nuestra participación continua.

Un análisis previo de nuestros objetivos va a ser crucial a la hora de decidir dónde queremos estar y para qué, pero también es fundamental establecer e identificar indicadores de seguimiento y la cuantificación de los objetivos previamente fijados, aunque esto quizá ya sea tema para desarrollar un poco más a fondo en otro artículo.

Anuncios

2 comentarios

  1. El post está muy bien encaminado, te animaría a analizar varias webs de proyectos I+D+i, de esas realizadas para “difusión del proyecto”, así como canales de comunicación derivados, para que indiques fallos o éxitos en la estrategia de comunicación seguida. Yo percibo enormes diferencias por ejemplo entre lo que se pone en un proyecto europeo o nacional clásico bajo financiación pública, o lo que se pone en determinados proyectos donde no existe un esquema de consorcio que encorseta el proyecto, o en los proyectos individuales.

    Sería un excelente ejercicio, una buena investigación aplicada, y un buen material para un paper…. anímate. Yo te apoyaría.

    1. ¡Muchas gracias Belén! Tu idea es muy interesante. Me lo voy a pensar 🙂 Ya tengo apuntado un poco el artículo sobre los indicadores y quizá pudiera servirme también para ese análisis desgranar un poco más algunos de esos aspectos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s