Sesgos de la política en la financiación de la I+D+i

Recientemente se han publicado los detalles de la próxima convocatoria de AAL con el tema: “ICT based solutions for Supporting Occupation in Life” y que se lanzará previsiblemente a comienzos de 2013. El objetivo de esta convocatoria es financiar el desarrollo de soluciones basadas en TIC que permitan a los mayores continuar con la actividad laboral y mantener en las mejores condiciones y capacidades tanto cognitivas como físicas a los mayores.

En la web del programa podemos leer cosas como esta: “…los avances médicos y sanitarios prometen muchos años de vida activa después de la jubilación, mientras que los costes presupuestarios del envejecimiento se va a incrementar notablemente. El número de personas con trabajo que contribuyen directamente a la economía está disminuyendo tanto en términos reales como relativos (…), mientras que el capital humano que representan los mayores y su nivel económico va en aumento”.

El tema de esta convocatoria es cuanto menos desasosegante, especialmente en un momento en el que casi 800.000 jubilados tienen un mini empleo en Alemania, lo que nos da una cierta idea de por dónde irán las políticas en este sentido en países como España o Portugal. Esta situación, por mucho que algunos se empeñen en en hablar de otras cuestiones, sucede porque la gran mayoría de estos jubilados tienen la necesidad de trabajar para completar unas pensiones exiguas. Y el hecho de que desde programas destinados a financiar actividades innovadoras se promueva la búsqueda de soluciones para alargar la vida laboral de los mayores es un indicio que no augura nada bueno.

Este asunto es desde luego susceptible de un debate largo y profundo, pero parece que queda patente cierto interés por orientar al menos una parte de la financiación comunitaria a cuestiones que surgen de una ideología concreta y de las vías políticas que ahora mismo dominan en Europa. Todo esto puede suponer que muchas actividades de I+D se orienten a estas temáticas, puesto que son susceptibles de ser financiadas, y se deje de lado otras cuestiones, posiblemente mucho más beneficiosas para la ciudadanía, pero cuya financiación cada es más difícil.

La situación es preocupante, porque añadir a los recortes ya efectuados en innovación -con las consecuencias que ello acarrea- una inclinación ideológica y política a las temáticas financiadas puede suponer un cambio de enormes proporciones en las investigaciones y sus aplicaciones en años próximos. No sólo habrá menos dinero, sino que el poco que habrá podría ser sólo para aquellos proyectos innovadores que se adecúen a las políticas que gobiernos como el alemán están llevando a cabo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s