¿Cómo explicar los beneficios de la I+D+i a las empresas?

Esta es una pregunta que probablemente muchos se han hecho, especialmente en estos últimos años en los que la grave situación económica planea sobre cualquier actividad de nuestra vida cotidiana. Habitualmente son las OTRIs de las universidades y las consultoras especializadas quienes se dedican, cada una a su manera, a divulgar los beneficios que las empresas pueden obtener participando en programas europeos. Las OTRIs lo hacen, sobre todo, en busca de socios potenciales para sus grupos de investigación, y las consultoras en busca de clientes a los que gestionar esa participación.

Ambas se limitan en la mayoría de las ocasiones a presentar una batería de powerpoints llenos de números, temáticas propuestas y, sobre todo, de abultadas cifras con las que cada programa cuenta para financiar proyectos innovadores, especialmente el Séptimo Programa Marco. En el mejor de los casos, alguna empresa mirará esas cifras como el niño que observa un juguete a través del escaparate y dejará en manos de la consultora la tarea de gestionarles su participación, a la espera de conseguir en poco tiempo una cuantiosa cantidad que ya verá cómo justificar más adelante.

Pero la realidad es que gestionar la participación en proyectos es mucho más compleja y exige un planteamiento a medio o largo plazo si queremos obtener éxito. La buena noticia es que, aún con la mirada puesta siempre en financiar nuestro proyecto en un futuro, si mantenemos los ojos bien abiertos podemos encontrar un buen puñado de ventajas, como visibilidad, acceso a mercados internacionales, prestigio, contactos, etc. En el proceso de gestión de nuestro proyecto, aunque no consigamos financiación, podemos encontrar también oportunidades, porque ya tenemos un consorcio formado que puede ser el germen de un proyecto, podemos compartir los riesgos e, incluso, encontrar nuevas formas de colaboración y nuevos mercados.

Ahora bien, ¿cómo explicar todo esto a las empresas? Muchas de ellas acostumbradas durante años a solicitar subvenciones de fácil justificación, a inflar facturas e incluso nóminas, a poner más horas de trabajo que las reales, a encontrar dinero público en cada esquina… Muchos aún siguen pensando que aquellos tiempos van a volver y se han sentado a esperarlos tranquilamente, pero no va a ser así. Ahora nos toca explicarlo y la tarea desde luego no va a ser fácil…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s