Ética y oportunidades de negocio en países emergentes

No son pocos los artículos que podemos leer desde hace tiempo sobre las oportunidades empresariales en países como China, India, Rusia, Tailandia, Brasil o México. A esos BRIC, junto con algún país más, se les dibuja en términos económicos con varias ventajas: no dejan de crecer, su inflación parece estar bajo control y tienen una deuda pública baja. Todo eso los hace especialmente interesantes para productos de inversión de todo tipo y, por ende, suculento manjar para empresas e inversores sin escrúpulos. Y hay algunos buenos motivos para decir “sin escrúpulos“:

China

En nuestro país hay casi 200 productos especializados que invierten en compañías cotizadas chinas, pero recordemos que China es un país cuya economía se caracteriza por el incremento del desempleo y el subempleo, la contaminación ambiental, la desigualdad territorial y una enorme cantidad de préstamos vencidos que la banca no va a recuperar. Pero la cuestión más alarmante es quizá la continua violación de los derechos humanos en un país en el que miles de personas son detenidas y condenadas por ejercer su libertad de expresión y de religión, donde cada vez más se vigilan las ONG’s y se censuran los medios de comunicación, donde no hay seguridad social ni hay posibilidad de votar, sindicarse o hacer huelga. En China no hay independencia entre el poder judicial, legislativo y ejecutivo, son frecuentes los casos de abusos y tortura en cárceles y campos de trabajo, la pena de muerte sigue vigente, a los trabajadores se les prohíbe formar organizaciones independientes y no recoge la protección del derecho a la huelga. Eso, sin mencionar su política exterior con Corea del Norte, el Tibet y otros países, teñida casi siempre de oscuras prácticas gubernamentales, por decirle suavemente.

Mientras tanto, nos venden el supuesto “milagro chino” que nos cuenta que miles de personas han salido de la pobreza o que existe una pujante clase media. Estos argumentos caen por su propio peso en un país que hasta 2010 fijaba el umbral de la pobreza en unos 150€ anuales y desde el año pasado en unos 270 y esa “pujante clase media” no supone más de un 5% de la población total. Un panorama con el que las empresas parecen estar satisfechas, ya que el régimen dictatorial del Partido Comunista Chino les provee de una mano de obra barata y callada.

En Europa muchas empresas miran desde hace años a China en busca de un nuevo mercado para sus productos, pero también en este punto hay matices. China se vale cada vez más de nuevas leyes proteccionistas que hacen más difícil que empresas extranjeras puedan desarrollar sus actividades allí. Entretanto, han sabido aprovechar estas crisis para comprar empresas europeas, deudas de algunos estados e incluso puertos en Grecia que les otorgan importantes ventajas competitivas. Sumemos a ello el robo de patentes y know how, mencionado en varias ocasiones por diversos medios y en el libro “Le Vampire Du Milieu“.

India

El FMI pronostica un crecimiento importante para India durante el próximo año 2013 y en España podemos encontrar más de 200 fondos de inversión. Pero además según este informe de la Asociación Pro Derechos Humanos de España, en la India “los cuerpos de seguridad del Estado hacen un uso excesivo de la fuerza en el ejercicio de sus funciones“, “la legislación sobre Seguridad y Derechos humanos abarca una serie de leyes bajo las cuales se cometen arbitrariedades que derivan en graves violaciones de derechos humanos y contravienen normas internacionales“, “en diversas regiones de India perviven actualmente conflictos de mayor o menor intensidad de carácter armado entre las fuerzas de seguridad del Estado y grupos armados de oposición o grupos políticos armados, entre los que se producen muertes de civiles, desapariciones, desplazamientos de población, o participación forzada de población civil en actividades de grupos armados“, “cada año aumenta el número de condenas a muerte“, “la libertad de expresión, de reunión y asociación, es reprimida constantemente” y un largo etcétera.

Rusia

Otro suculento plato para los mercados es Rusia, un país donde parece que la mafia campa a sus anchas y que recientemente ha levantado fundadas sospechas de fraude en sus últimas elecciones. Hace unos meses John Dalhuisen, director adjunto del Programa de Amnistía Internacional para Europa y Asia Central declaraba “en Rusia, periodistas, defensores y defensoras de los derechos humanos, y activistas de la sociedad civil son perseguidos y a menudo asesinados a causa de su trabajo. Es algo que no se puede tolerar. Los ataques no se investigan de modo pleno e imparcial, y tampoco se procesa a los responsables”.

La situación en Tailandia, Brasil o México también está teñida de violaciones de los derechos humanos, de una corrupción brutal y de numerosos casos de falta de libertad. En Europa tampoco somos unos santos y EE.UU. tiene aún más motivos que nadie para avergonzarse de sus acciones desde hace más de un siglo. Pero al menos sería interesante que todos nos planteáramos cuestiones más allá del mero beneficio económico a la hora de establecer relaciones comerciales y hacer negocios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s